Una casa de Dios es el estómago vacío del pobre, y quien lo llena, llena también la voluntad de Dios.

Friedrich Rückert

¡Más frases para ver ahora!

 

VER TAMBIÉN